miércoles, septiembre 20, 2017

Latinoamérica


martes, septiembre 19, 2017

domingo, septiembre 17, 2017

domingo, septiembre 10, 2017

Cabinas para llorar (2013)

Una tarde, mientras jugaba a escribir cuentos y a mostrárselos a mi novia, ella me contó que uno de ellos, donde hablo de La Alameda, me recordó a los de una escritora, Lucrecia Maldonado; de inmediato, fue a buscar su ejemplar de Mi sombra te ha de hacer falta (Eskeletra, 1998) que le habían hecho leer en el colegio, y del que ya hablaré en otra ocasión, pues hoy les comentaré sobre Cabinas para llorar.
En efecto, -cómo me dijo mi novia-, el primer detalle que resalta, y de una manera tan bonita, es la familiaridad que uno siente al leer sus cuentos. Nada que ver con esa pretenciosidad de otros autores, que en lugar de meterte en sus historias parecen repelerte, como queriendo ponerse en un púlpito elevado para más que compartir una narración, inspirar superioridad. Aunque a ratos se come las tildes, las historias de Lucrecia son tan versátiles y a la vez sencillas, que terminas incluso por omitir esos detalles.
La melancolía parece ser el eje central de este libro, que supera -de nuevo- ese seudonihilismo existencialista que muchos de nuestros escritores ecuatorianos padecen. Historias tan sencillas y humanas como "Acuérdate de agosto" o "Dejémoslo ahí", en donde el amor es como un río apacible; "Juego de Damas", donde la vida y la muerte se sientan a conversar; "Cabinas para llorar", donde la risa y el llanto conviven en un mismo edificio. Historias que parecería las estás escuchando de la autora, en un bar de la zona con una biela helada o en una cafetería.
Detalles que también construyen historias, como una serie de televisión en "Todos amamos a Lucy" o "La lista de Schindler", que nos invitan a recordar de nuevo que a las historias de los libros o películas las rodean otras historias, las de quienes tomamos esos libros o películas, ya sea por necesidad, casualidad o proximidad.
Un libro definitivamente súper recomendado, de lectura ágil -no me costó demasiado terminarlo-, y sí me demoré fue por distraido.

Cabinas para llorar
Lucrecia Maldonado
Corporación Eugenio Espejo
2013
9/10

martes, septiembre 05, 2017