sábado, noviembre 26, 2016

sábado, noviembre 19, 2016

Un Hombre Futuro (2016)

"Porque en la morgue no está nunca un cadáver reconocible. Un cadáver no se parecer en nada a nadie. Un cadáver solamente puede parecerse a otro cadáver...", dice a modo de entrada, de advertencia del infinito, un fragmento de la novela Un Hombre Futuro, del guayaquileño Ernesto Carrión, en la edición publicada por Corporación Eugenio Espejo por el Libro y la Lectura, en 2016, y que para variar, encontré de pura casualidad en mi casa, que decidí ojear mientras estaba en el baño, situación que puede parecer cómica, pero que a veces es una ayuda a la concentración.
Debo admitir, sin embargo, que el empleo del recurso de la historia romántica-erótica casi termina por desanimarme (he visto tantas veces este comodín); sin embargo, un ingrediente logra salvar esta duda: el lugar donde inicia, Cuba, la tan idealizada Cuba socialista, criticada y aclamada por unos y por otros, y que tiene un lugar especial en esta novela.
El retrato de dos mundos representados por un padre y un hijo reencontrados no por vínculos de amor filial, el hábil uso de nuestro entorno nacional (tomado desde uno de los fragmentos más complejos de nuestra historia reciente, los años ochentas), una perspectiva crítica pero sutil del influjo forzado de la ideología (con una mirada de Alfaro Vive Carajo y una misteriosa foto del Ché en Guayaquil) y la analogía del escritor que debe hallar su ruta en un mundo sinuoso, consiguen plantearnos una historia que solo puedo definir en una palabra: interesante.

Ernesto Carrión
Un Hombre Futuro
2016
Corporación Eugenio Espejo por el Libro y la Lectura
9/10

viernes, noviembre 18, 2016

Álbum de Familia (2010)

Conocí a Gabriela Alemán a inicios de este año; en realidad, la vi primero a través de un mensaje de mail, que la gente de un seminario de Lengua y Literatura, en la Facultad de Filosofía de la Universidad Central, nos envió como tarea. El mensaje contenía el cuento "Baile de máscaras", del libro Álbum de Familia, relanzado hace unos meses. Mis horarios variables como instructor de preuniversitario no me permitieron acudir a todo el evento, pero sí a la presentación de esta escritora, de quien debo admitir, hasta ese día no había escuchado nunca.
Lo primero que llamó mi atención de "Baile de máscaras", evidentemente fue la alusión de El Santo, mítico y célebre personaje de la lucha libre, que hasta aparece en un video del grupo de pop La Quinta Estación. Pero me sorprendió mucho más aún, el saber que en Ecuador se hizo una película de la saga de este Hulk Hoggan mexicano, Santo contra los secuestradores, que por cierto, no he visto en el canal de cable De Película, donde han pasado varios de estos filmes. Más allá del evidente personaje, el cuento de Alemán logra eso que casi todas las historias desearían: enganchar al lector. Tuve el gusto de estrechar la mano de esta escritora, quien ese día llevaba una muleta, y hasta de hacerme una foto. Sin embargo, no tuve el gusto de leer el resto de sus cuentos sino hasta meses después, en que al fin pude hacerme del libro.
Con una mezcla muy hábil de personajes de nuestra historia nacional (El Notario Cabrera, Lorena Bobbit o la Baronesa de Galápagos, además de sitios como el Campamento Lingüístico de Verano en la Amazonia, o un torneo donde un seleccionado ecuatoriano infantil de basquet logró ser vicecampeón en Estados Unidos, entre otros), en cuentos hábilmente titulados como momentos de la vida, desde "Bautizo" hasta "Mudanza", pasando "Paseo de curso", "Matrimonio" o "Luna de Miel", que conjugan una lectura sumamente donde además de entretener, la escritora nos lleva por varios momentos, a manera de un álbum nacional de fotos, que de una u otra forma incidieron en las vidas de todos nosotros.

Gabriela Alemán
Álbum de Familia
2010
Editorial Estruendo Mudo (primera edición)
9.5/10


miércoles, noviembre 16, 2016

Sixto Durán-Ballén (1921-2016)